San Agustín del Valle Férfil, una opción generosa en la corazón de la provincia de San Juan.
San Agustín del Valle Férfil, una opción generosa en la corazón de la provincia de San Juan.

Por Flavia Tomaello

¿Qué mayor compromiso se le puede pedir a un paisaje? Pinturas rupestres; el museo de las piedras, el dique San Agustín, el desayuno como en casa  en Cerro del Valle, los alfajores de harina de orujo de uva cocinados con horno solar, los helados de hierbas locales, el circuito de capillas centenarias, los reductos entre montañas y los viñedos en los terrenos más prósperos. Todos esto y más es lo que tiene para ofrecer a sus visitantes San Agustín del Valle Férfil.

San Agustín del Valle Fértil se encuentra en el corazón sanjuanino y definitivamente es una buena alternativa para hacer pie y decidirse a recorrer la vasta zona. Enclavada en el centro de la provincia, emerge plena de vegetación y luz, donde el invierno azota por las noches y el verano trepita en el día, pero donde todo el año es posible visitar sus recorridos.

Restos de las civilizaciones previas se encuentran al alcance de la mano.
Restos de las civilizaciones previas se encuentran al alcance de la mano.

Un recorrido de unos 300 kilómetros que propone el inquieto y solícito Mario Volpini, propietario de una joyita, el Hotel Cerro del Valle, sencillo en su presentación, riquísimo en experiencias, tiene capacidad única del guía de todo viajero. Antes de partir: desayuno en la habitación, servido humeante y calentito, todo hecho por las manos de Mario y su esposa Marisa.

La propuesta se inicia en Caucete, para visitar el Baño del Indio a pie. Una quebrada de paredes de piedra sobre las que se conserva patrimonio ideográfico incaico. Tomando la sobre la Ruta Nacional Nº 141, a poco de salir de Caucete, se encuentra el santuario construido en recuerdo de Deolinda Correa, quien, según la voz popular habría continuado amamantando a su hijo luego de morir en el desierto. La expresión de devoción conmueve en los miles de carteles que se esparcen por la escalada.
Chucuma, Astica y Las Tumanas son tres localidades ancestrales, donde tradicionalmente se asentaron las tribus originarias. Petroglifos y morteros fijos están accesibles a pie.

Es imposible obviar la gran heladería artesanal de Valle Fértil que se compromete con los productos y productores de su zona.
Es imposible obviar la gran heladería artesanal de Valle Fértil que se compromete con los productos y productores de su zona.

Llegando a Valle Fértil se puede disfrutar de la calma sosegada de la San Agustín. En la heladería Valle de la Luna hay que animarse a los sabores locales: cidra y chinchil, chocolate Ischigualasto, arándanos y pétalos de rosa. Mónica Rojas tiene la generosidad de hacer probar todas sus creaciones, pero no se queda en helados: también produce alfajores con harina de orujo de uva que se cuecen en horno solar. Volpini vuelve a insistir en comer en dos lugares al que concurren los locales: el Astiqueño y La Cocina de Zulma, caseros, donde se llega temprano si se quiere conseguir mesa. En uno y en otro las carnes a la parrilla llegan en plan familiar, en tanto que Zulma es especialista en unas excelentes pastas caseras. Optar por el plato del día puede ser una buena forma de comer como en casa.

Usno, a apenas 10 kilómetros, seduce con quebradas, ríos y verde extremo. Allí el Museo de Las Piedras es un emprendimiento personal para entender a los minerales de un modo nuevo. Hay mucha pasión puesta por parte de los creadores y dedican su tiempo a aclarar todas las dudas de los visitantes.

El Museo de Piedras del Mundo es único en su especie. Reúne una colección rica muy bien dispuesta y señalizada, incluso con su configuración molecular.
El Museo de Piedras del Mundo es único en su especie. Reúne una colección rica muy bien dispuesta y señalizada, incluso con su configuración molecular.

Unos 70 kilómetros más allá, Ischigualasto. El parque provincial: un desierto que emociona con sus esqueletos de rocas. Con el parque nacional Talampaya a las espaldas, en la provincia lindera de La Rioja, este parte puede quedar adormecido a su sombre, pero allí se encuentra el famoso paisaje lunar de la tierra. La reserva basa su valor e importancia en el agreste paisaje, en su historia cultural y en su riqueza natural y paleontológica que data del período triásico. El paisaje es fruto de largos años de desgaste eólico y fluvial. El Eoraptor lunensis, descubierto en esta área, es uno de los dinosaurios mas antiguos que se conocen (235 millones de años aproximadamente). El museo de sitio incluye un esqueleto de dinosaurio visible enterrado en el lugar.

El instalaciones museísticas del Parque Provincial Ischigualasto están pensadas para ser accesibles a todo público e impactan por su acercamiento a la era de los dinosaurios.
El instalaciones museísticas del Parque Provincial Ischigualasto están pensadas para ser accesibles a todo público e impactan por su acercamiento a la era de los dinosaurios.

Un sorbo de sol

Apenas algo más de un mes es el tiempo en que en San Juan no se ven los rayos de febo. El Valle Tulum, el del Perdernal y el de Zonda se configuraron como sitios que compiten sabiamente con Mendoza y con gran altura frente a los mejores terrenos del mundo para la producción de vino. La región puntana se posiciona en un circuito glorioso de vides y olivas. Contrariamente a lo que se supone, el furor viñatero nace en Santiago del Estero. Desde allí se derrama la costumbre hacia cuyo. Las primeras en San Juan tuvieron lugar a mediados del 1500. Su progreso fue lento y estalló con la llegada del ferrocarril para el 1800.

En el Valle del Pedernal, según los expertos del centro de estudio del vino de Francia, se encuentra el suelo y clima perfecto para la producción vitivinícola.
En el Valle del Pedernal, según los expertos del centro de estudio del vino de Francia, se encuentra el suelo y clima perfecto para la producción vitivinícola.

La Casa Graffigna fundada por Santiago, inmigrante italiano, en la segunda mitad del siglo XIX, es la más antigua de la provincia. Su espacio museo es el sitio ideal para recorrer la historia de la industria de San Juan. Cuentan con una pileta y una barrica que se conservan como joyas que soportaron los grande terremotos.  Antigua Bodega fue construida a principio del siglo XX. En la actualidad se ha convertido en un otro museo que exhibe máquinas, prensas, bombas y toneles. Entre sus instalaciones se destacan un restaurante gourmet y una exclusiva galería de arte.

Imperdible en experiencia completa es la bodega Callia que, con más de 100 años de antigüedad, está cambiando la forma de producir local. Tienen hoy una capacidad de 9 millones de litros en tanques de 1,5 millones. Cada paso se hizo con criterio de eficiencia en toda la gama del proceso. Hacen honor a la idea de que lo mejor de un buen vino viene de la planta y confían en ella, no agregando nada más allá de la crianza en madera y la fermentación.

Hay allí un gran recorrido para hacer, con generosa atención y degustación plena de una variedad amplia de alternativas. La estrella es el espumante dulce que propone una delicada sensación en la boca, acompañada por cierta cremosidad, que aporta una espuma muy fina y persistente, con un final de frutas, donde se destaca la lima.

La mayoría de las bodegas esperan a los visitantes con excelentes servicios para la degustación de sus cepas.
La mayoría de las bodegas esperan a los visitantes con excelentes servicios para la degustación de sus cepas.

La punta del olivo

En medio del paseo, las vides se intercalan con las aceitunas, más de una decena de productores dio vida a la ruta temática que invita a tomar pausas en el trayecto para conocer el circuito olivícola: el riego por goteo, la poda y el cultivo de la oliva para la preparación de conservas.

En La Salmuera esperan con una experiencia integral. 4 Generaciones es una propuesta familiar que protege olivares de siete décadas. Olivos del Sol es el ideal para el recorrido guiado y aprender a hacer encurtidos.

Un recorrido en automóvil puede ser una gran opción para ingresar a cada pueblito y toparse con las más cálidas iglesias de adobe.
Un recorrido en automóvil puede ser una gran opción para ingresar a cada pueblito y toparse con las más cálidas iglesias de adobe.

Granja Pocitana cuenta con un museo de herramientas que datan de 1900. En Seis Marías tienen una larga tradición que combina tecnología con técnicas familiares. Allí es posible conocer los detalles de la producción del aceite. La 14 Gourmet ofrece un almacén que reúne la cultura familiar olivarera con delicatessens sanjuaninas. Museo Don Julio guarda la tradición de la provincia en la cultura aceitunera. En Campos de Olivos son dueños de un blend propio: entre arauco y arbequina.

Una barrica histórica se guarda en esta bodega. Para los sanjuaninos, toda herencia sobreviviente de sus terremotos históricos son reliquias.
Una barrica histórica se guarda en esta bodega. Para los sanjuaninos, toda herencia sobreviviente de sus terremotos históricos son reliquias.

San Juan ofrece un devenir de paisajes y de sabores que autorizan el testeo alternado para hacer un viaje en el que parece que siempre queda un atractivo nuevo por descubrir.

SEGUÍ LEYENDO