Comedor Felix, en Londres
Comedor Felix, en Londres

La preocupación por la sustentabilidad, en el ámbito del diseño, es un concepto que hace referencia tanto a lo ambiental como a lo económico y a lo social. Hacer del mundo un mejor lugar para vivir es una tarea que convierte a un profesional en un líder. Uno de ellos es el chef italiano Massimo Bottura, propietario de Osteria Francescana, un restaurante de tres estrellas Michelin con sede en Módena, y quien lidera el proyecto Food for Soul. Se trata de una ONG que trabaja para impulsar a las comunidades a combatir el desperdicio de alimentos a través de la inclusión social.

Un tercio de la comida que se produce en el mundo acaba en la basura. Para ofrecer un mejor aprovechamiento de estos recursos, gigantes de la cocina usan su influencia para promover la concientización y enfrentar uno de los grandes problemas globales.

Massimo Bottura, fundador del proyecto
Massimo Bottura, fundador del proyecto

Bottura, quien recibió en 2018 el premio al mejor restaurante del mundo -en la premiación The World's 50 Best Restaurants– por su osteria, junto a su mujer Lara Gilmore, crean y mantienen cocinas comunitarias en todo el mundo con al apoyo de muchas empresas y organizaciones.

En los últimos años abrieron seis proyectos en todo el mundo que llegan a comunidades que lo necesitan, con la ayuda de reconocidos chefs y cadenas de supermercados que donan materia prima. Las comidas elaboradas tienen el detalle nutricional y estético que nada tiene que envidiarles a los mejores restaurantes.

Comedor Paris, ubicado en la cripta de la iglesia de la Madeleine
Comedor Paris, ubicado en la cripta de la iglesia de la Madeleine

La hospitalidad y la calidez son las bases del proyecto y aquí es donde el diseño entra en escena: se convoca a arquitectos y diseñadores para proyectar los espacios. Un ejemplo es el de Ilse Crawford, tal vez la diseñadora más reconocida de Londres, que colabora con Food for Soul ​tanto en la estructura como en el interiorismo de los comedores.

El objetivo detrás del proyecto es que la persona que se acerca a estos espacios no se sienta desmerecida. Los comedores son diseñados para la función básica que buscan cumplir, la de alimentar a los más necesitados, pero también tiene en cuenta la comodidad los colores para un ambiente alegre.

Comedor Gastromotiva, en Rio de Janeiro
Comedor Gastromotiva, en Rio de Janeiro

Durante la Semana del Diseño de Milán 2018, donde muchas marcas importantes ubicadas en los distritos de diseño presentaron sus nuevas colecciones, se organizó una cena en el Castillo Sforzesco, en el casco antiguo de Milán, para dar a conocer el proyecto y llegar a más organizaciones que quieran sumarse a la causa.

En un mundo donde se arroja un tercio de los alimentos que se producen y más de 800 millones de personas se encuentran es estado de desnutrición, Bottura afirma que el desperdicio de alimentos y la inseguridad alimentaria son dos caras del mismo problema.

Massimo Bottura junto a su mujer, Lara Gilmore, recibiendo el premio el Mejor Restaurante del Mundo
Massimo Bottura junto a su mujer, Lara Gilmore, recibiendo el premio el Mejor Restaurante del Mundo

SEGUÍ LEYENDO: