Un hombre fue detenido en la localidad bonaerense de Punta Alta acusado de haber abusado sexualmente de la hija de dos años de su pareja. La criatura se encuentra en grave estado, con riesgo de muerte y en coma farmacológico.

El aberrante hecho comenzó el martes pasado, cuando la madre, de 24 años, regresó del trabajo y encontró a la pequeña inconsciente sobre la cama y sin reaccionar. La víctima había quedado durante seis horas junto a sus dos hermanitos, de 3 y 5 años, bajo el cuidado del sospechoso, de 23.

Según las primeras informaciones de las fuentes de la investigación, la menor presenta golpes, escoriaciones en miembros superiores e inferiores y diversas lesiones por abusoTiene múltiples hematomas en las piernas, cara y cuello. Fue trasladada al Hospital Eva Perón de Punta Alta y, tras las primeras atenciones, derivada al Hospital Penna de Bahía Blanca.

Tras tomar conocimiento de parte de los médicos y la familia de la menor, se procedió a la detención del acusado, que en su primera indagatoria en la Unidad Fiscal, negó los cargos que se le atribuyen, argumentando que había salido de la vivienda. La causa está caratulada como abuso sexual agravado.

Durante todo este tiempo, el hombre se mostró evasivo y falto de interés por la condición de la nena, según afirmaron los familiares de la madre, quien sufrió una descompensación en cuanto se dio cuenta de lo que había pasado y desde entonces se encuentra con contención psicológica.

La pareja se había conocido cinco meses atrás por Facebook. Después de intercambiar mensajes durante un tiempo el hombre dejó la provincia de Córdoba, donde vivía, y se mudó con ella y los chicos. "En nuestra familia le abrimos la puerta como a cualquier persona", señaló Soledad, la hermana de la mujer, a La Brújula 24.

Marina Lara, la fiscal de Delitos Sexuales de Bahía Blanca, comentó ante la prensa local que el hombre "al parecer contaba con antecedentes que se determinarán en las próximas horas a través del Registro Nacional de Reincidencia".

La nena continúa luchando por su vida. "Los médicos nos dijeron que está destruida. Estamos esperando un milagro", reconoció la tía.

Por su parte, la doctora Natacha Zubimendi, encargada de la guardia de la terapia intensiva pediátrica del Hospital Penna, dijo que pasó la noche estable: "Sigue bajo sedación, con asistencia respiratoria mecánica y un cuadro febril. Hay que aguardar cómo evoluciona de las heridas abdominales. El cuadro sigue siendo grave".

SEGUÍ LEYENDO: