Los ahorristas del Finansur hicieron fila en una de las sucursales para transferir sus cuentas  al Banco Galicia, o cambiar de entidad
Los ahorristas del Finansur hicieron fila en una de las sucursales para transferir sus cuentas  al Banco Galicia, o cambiar de entidad

Un pedido de quiebra del ahora ex Banco Finansur propiedad del empresario Cristóbal López ingresó a tribunales. El expediente tramita en el juzgado comercial 12 a cargo del juez Hernán Diego Papa, en la secretaría número 23 a cargo de María Agustina Boyajian Rivas.

El magistrado designó al síndico y lo notificó en el día de ayer por cédula electrónica. Para esta tarea, tras el sorteo en acto público como lo dispone la ley de concursos y quiebras, fue designado el estudio Silva Medina y Asociados que deberá aceptar el cargo dentro de los tres días de notificado. De acuerdo con lo que establece la normativa vigente el síndico no puede renunciar a este cargo salvo causa grave que impida su desempeño.

El Banco Finansur, propiedad del Grupo Indalo, que estaba inhabilitado desde el 9 de noviembre último por el Banco Central para realizar la mayor parte de sus operaciones, pasó la totalidad de la cartera de clientes y las 8 sucursales a manos del Banco Galicia, ya que quedó formalmente revocada la autorización para operar como entidad financiera.

Esto quiere decir que la 'entidad residual' que todavía existía deja de hacerlo; la cual básicamente consistía en los inmuebles y activos físicos de Finansur, de la cual Lopéz era dueño de un 77 por ciento.

Las cuentas de clientes del Finansur suman $420 millones de los cuales $150 millones estaban en la caja del banco, y unos $150 millones los aportará Sedesa, la Sociedad de Garantía de Depósitos. El resto se cubrirá con fondos del Banco Galicia que recuperará con el cobro de la cartera de créditos.

Venta al Galicia

La absorción por parte del Galicia se hizo efectiva el 8 de este mes, luego de que el juez federal Julian Ercolini levantara la inhibición de bienes del Finansur implementada en noviembre del año pasado. Desde entonces, solo estaban operativas las cuentas sueldo y los pagos a jubilados.

En ese traspaso, el Galicia asumió como propios también a 73 de los 130 empleados que tenía la entidad de Cristóbal López. Los trabajadores que no pasen al Galicia, entre los que se incluyen puestos jerárquicos, van a ser indemnizados.