La mayoría de las células del melanoma producen melanina de forma tal que se ven de color café o negro (Getty Images)
La mayoría de las células del melanoma producen melanina de forma tal que se ven de color café o negro (Getty Images)

Cada año se diagnostican en el mundo 160 mil casos de melanoma, el tipo de cáncer de piel más agresivo y que representa el 1,5% del total de los tumores que sufren tanto hombres como mujeres. Y para concienciar de la importancia de los hábitos saludables de fotoprotección cada 23 de mayo tiene lugar el Día Mundial del Melanoma.

Como en la totalidad de las patologías, el diagnóstico temprano es clave de cara a evitar que el tumor se propague y aumentar las chances de curación.

Y si bien la recomendación sugiere una visita anual al dermatólogo, un sencillo test permitirá detectar de manera prematura anomalías en los lunares. Se trata de la regla del ABCDE, que llama a observar: Asimetría (los lunares malignos son asimétricos), Bordes (los bordes irregulares son propios de los lunares malignos), Color (varias tonalidades de marrón o negro caracterizan a los lunares malignos), Diámetro (los lunares malignos miden más de cinco milímetros) y Evolución (los cambios de color y tamaño siempre deben ser tenidos en cuenta).

Otros signos de alarma también pueden ser sangrado, picazón, molestias o dolor, hinchazón y cambios del color de un lunar

Consultado por Infobae, el médico dermatólogo Pedro Rovere explicó que "el melanoma es un cáncer que se origina en los melanocitos, las células que producen el pigmento marrón que le da a la piel su color".

Y tras asegurar que "la mayoría de las células del melanoma producen melanina de forma tal que se ven de color café o negro", advirtió que "algún tipo de melanoma no produce melanina y se ven de color más rosado".

Una consulta al dermatólogo una vez al año es clave para detectar de manera temprana un melanoma (Getty Images)
Una consulta al dermatólogo una vez al año es clave para detectar de manera temprana un melanoma (Getty Images)

Rovere puntualizó que "pueden aparecer en espalda y pecho en los hombres y en las piernas en las mujeres", aunque "también se pueden formar en otras partes del cuerpo, como la boca o los genitales, pero son mucho menos frecuentes que los de la piel".

A su vez, el médico dermatólogo Christian Sánchez Saizar manifestó que "el fototipo es el principal factor de riesgo para el melanoma". "Las pieles más claras tienen más chances de padecer melanoma y peor pronóstico -detalló-. Asimismo, deben considerarse factores de riesgo los antecedentes familiares de melanoma así como la exposición solar excesiva".

"Los melanomas son tumores que están a la vista, por eso el control dermatológico periódico se vuelve vital para detectarlo a tiempo y evitar el desarrollo del cáncer", insistió, al tiempo que resaltó que "cuanto más temprano se diagnostique, más fino será el tumor y habrá más chances de extirparlo antes de que progrese en profundidad y se disemine a otros órganos". "Si es fino con una cirugía dermatológica se resuelve", resaltó Sánchez Saizar.

Los especialistas recomiendan una consulta dermatológica anual para evaluar los lunares

Rovere recomendó una consulta con un dermatólogo una vez al año, para realizar una dermatoscopia "y así observar con mayor detalle y en más profundidad las lesiones con melanina o los lunares a través de un instrumento que tiene luz polarizada".

El tratamiento en la mayoría de los casos consiste en "una cirugía para la exéresis del lunar y de los ganglios cercanos", describió Rovere, y anunció: "Hoy en día está en desarrollo la inmunoterapia, algunos fármacos que se espera puedan inhibir la actividad del melanoma".

#ManchasQueImportan, una campaña para generar conciencia

Cada año miles de personas eligen ignorar manchas en sus cuerpos que podrían ser potencialmente peligrosas. Pero hay un tipo de mancha que ninguno de ellos ignoraría: la de una prenda que están a punto de comprarse.

Para comprobarlo, la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec), junto con una marca de ropa y el equipo de J. Walter Thompson Buenos Aires, creó una serie de remeras intencionalmente manchadas de manera casi imperceptible y las ubicó en varios locales. El resultado fue contundente: cada persona que se probó la prenda encontró la diminuta mancha en pocos segundos y dio aviso al vendedor.

Ninguno de ellos se llevó la remera, pero sí se llevaron un potente mensaje: "Encontrar una mancha igual de rápido en sus cuerpos puede salvarles la vida".

Además de recibir una nueva prenda sin fallas (ni costo) los clientes pudieron hacerse un chequeo ​con médicos de Lalcec en un sector del local especialmente habilitado.

SEGUÍ LEYENDO