Carlos Roma, diputado nacional
Carlos Roma, diputado nacional

Apenas una hora después de la media sanción del proyecto de aborto legal en la Cámara baja, uno de los cuatro diputados que sorprendió a todos al cambiar su postura y votar a favor de la iniciativa, explicó en una carta los motivos que lo llevaron a tomar esa decisión.

Se trata del diputado del PRO por Tierra del Fuego, Carlos Roma. Incluso, el legislador había participado de la foto junto a funcionarios del Gobierno que estaban en contra de la despenalización del aborto. Sin embargo, hoy favoreció la media sanción del proyecto.

La carta de Roma:

El "por qué" de mi voto a favor

Con el fin de evitar cualquier tipo de confusiones, me resulta indispensable expresar mi posición respecto a la interrupción voluntaria del embarazo.

Luego de un intenso debate en el recinto, donde escuché a más de 150 oradores, quiero dejar en claro que mi posición a favor de la vida no sufrió modificación alguna.

En la votación en general decidí pronunciarme a favor del dictamen de mayoría ya que, luego de casi 24 horas de sesión, comprendí que lo mejor para sumar y enriquecer el debate era tomar esta postura y asegurar el acceso a políticas de salud pública para toda la sociedad.

No estoy de acuerdo con el proyecto presentado, es más, considero que es absolutamente perfectible y no da una solución concreta a los requerimientos actuales, pero como Diputado Nacional tengo la responsabilidad y el deber de legislar para la sociedad en su conjunto.

Entiendo que esta discusión, la cual nos atraviesa transversalmente ha afectado una fibra muy sensible de cada uno. Sin embargo, creo que nos ha hecho crecer como sociedad, madurar y posicionarnos sobre cualquier causa individual, generando cohesión y apuntando, fundamentalmente, a la consolidación de políticas responsables que trasciendan las distintas generaciones.

Quiero destacar que aquello que me llevó a reflexionar respecto a mi anterior decisión recae absolutamente en el debate y en la aceptación de un flagelo social existente e innegable. Si bien mis principios rigen siempre en mi ser, éstos no son la verdad absoluta, por lo que asumo la responsabilidad de apoyar el dictamen de interrupción voluntaria pero manteniendo firme aún mi postura contra la legalización plena de la misma.

Seguí leyendo: