Los recién casados, Jack Brooksbank y la princesa Eugenie saliendo de la capilla de St. George
Los recién casados, Jack Brooksbank y la princesa Eugenie saliendo de la capilla de St. George

Con cinco meses de diferencia, el Reino Unido tuvo su segunda boda real, un poco menos popular que la pasada -entre Meghan Markle y el príncipe Harry- pero no por eso menos monumental.

Fiel al estilo de la corona británica, la princesa Eugenie de York, hija del los Duques de York -el príncipe Andrew y Sarah Ferguson- se casó en la imponente capilla de St. George en Windsor-, con el empresario Jack Brooksbank. Llevaban 8 años de relación y en enero de 2018, anunciaron su compromiso para el 12 de octubre.

Con gran expectativa por el enlace, Windsor se vistió de fiesta -decoró sus calles, tiendas y reforzó la seguridad – para dar vida al evento social. Con más de 800 invitados, la familia real, estrellas de internacionales (Naomi Campbell, Cara Delevigne, Robbie Williams) y además parte de los residentes de la zona, se llevó a cabo una jornada memorable.

La novia fue la gran protagonista. Arribó junto a sus padres en un auto de colección vestida de novia con un diseño de autor británico. La pieza realizada a medida fue una creación de la firma de Peter Pilotto y Christopher De Vos. El dúo es reconocido internacionalmente por vestir a celebridades como Beyoncé.

La novia eligió no llevar velo
La novia eligió no llevar velo

Sin velo, la novia, eligió una pieza romántica sofisticada labrada en jacquard de seda, algodón y seda viscosa. Una línea con mangas largas,  falda vaporosa con un lazo plisado que terminaba en un extensa cola. El secreto, los detalles bordados repletos de simbolismo familiar.En forma de homenaje : el cardo de Escocia , el trébol de Irlanda (país originario de la familia Ferguson), la rosa de York y la hiedra, signo de su propia casa.

El diseño de auto con linea tradicional y romántica
El diseño de auto con linea tradicional y romántica

El gran escote en su espalda dejaba ver la cicatriz producto de una cirugía a la que fue sometida cuando tenía 12 años a raíz de su escoliosis, una derivación en su espalda.  Fue una decisión consensuada junto a los diseñadores la de exhibirla, una apuesta que fue muy bien recibida.

Escote pronunciado en la espalda dejaba ver la cicatriz
Escote pronunciado en la espalda dejaba ver la cicatriz

Como se trata de una princesa, la tiara fue el elemento infaltable. Sorprendió con una de las joyas más precisadas de la tiara Greville Emerald Kokoshnik en diamantes y con seis esmeralda que resaltaban sus ojos. El ramo en cascada, una combinación de flores, lirios y mistral,  como indica la tradición británica.

Unos peep toe satinados de Charlotte Olympia completaban el look.

Con la tiara de esmeraldas
Con la tiara de esmeraldas

En cuanto al beauty look,  optó por llevar al cabello recogido, muy similar al que lució Meghan Markle, el día de su boda. Además, el make fue muy natural, con una piel luminosa en tonos rosados,  boca nude glossy, y ojos protagonistas con máscara de pestañas.

SEGUÍ LEYENDO: