La historia del ingeniero españos que ideó una maquina para reducir el consumo de energía en pos de la conservación del planeta tierra
La historia del ingeniero españos que ideó una maquina para reducir el consumo de energía en pos de la conservación del planeta tierra

Según sus fabricantes, este sistema se adapta a cualquier tipo de instalación tanto doméstica como industrial ya que trabajan desde 700 w, para una casa rodante, hasta 2,7 Mw para grandes instalaciones e industrias, y es compatible con instalaciones energéticas renovables, eólicas o fotovoltaicas.

El inventor de Génesys se llama Francisco, un ingeniero superior nacido en Sevilla que a sus 34 años ya tiene en su haber varios premios por proyectos innovadores y diez patentes registradas a su nombre. Una de las últimas, y la más exitosa hasta la fecha, ha sido este ahorrador energético que el ingeniero comenzó a fabricar en su cabeza en 2012 y cuya primera patente se registró al año siguiente, hasta desarrollar este modelo que ahora presentan. Reconoce haber superado las más peregrinas contrariedades y haber soportado de todo tipo de descalificativos, incluso tuvo que vender su auto para poder asumir los costos y construir el actual prototipo. Según su inventor, el funcionamiento de Génesys, es bastante más sencillo de lo que la gente pueda imaginar y está basado en un principio físico antiguo, el desfase de onda.

"Es que nos beneficiamos no solo en lo económico sino para el planeta que vivimos. Nos estamos cargando el planeta, nos guste o no. Hay vertientes en la investigación que dicen que es un cambio cíclico y otras que es por culpa del ser humano. Yo creo que si no es por culpa del ser humano, el ser humano sí que lo está acelerando. El deshielo, las enfermedades… No somos conscientes del cómo por la energía te suben…Sacamos el biodiesel pero te encarecen el precio del pan, pero ¿en qué mundo vivimos? ¿Qué venimos a aplastar al pobre? Ya lo decía Rockefeller: "Somos doscientas familias las que manejamos el mundo y el resto es ganado". No podemos seguir por ese camino, estamos abocados a hacer un cambio drástico o esto no nos dura ni cincuenta años", aseguró su inventor en una entrevista en garciabrothers.org

Asegura que su logro es distribuir la energía de una manera más eficiente, y que no ha inventado nada. Todos los componentes de Génesys están en el mercado, el truco está en la forma de combinar estos componentes. Este ingeniero, atesora a modo de anécdota y recuerdo, un contrato enviado por una importante empresa energética de este país, que le ofrecía millones de euros por la patente y afirma que ha llegado a recibir una oferta telefónica de muchísimos millones de euros por parte de otra compañía eléctrica.Pero no vendió y asegura que no lo hará: Mi intención es que esto sea una mejora que llegue a la gente, a industrias y hogares.

Repudian el monopolio de las compañías eléctricas y están seguros de que este invento romperá para siempre el abuso de la factura eléctrica, entendemos que la energía es un bien de primera necesidad y no puede tratarse como un artículo de lujo. Por su parte, José Juan Domínguez, gerente de Instalaciones Díaz y uno de los responsables directos en la fabricación de Génesys, reconoce que cuando se lo dijeron no lo creía, la verdad, pensé que era una mentira, ¿eso cómo iba a poder funcionar ?. Pero se convenció, según dice, nada más al ver funcionar la máquina con mis propios ojos. Díaz, que mantiene uno de los prototipos funcionando en su nave de forma permanente, ya ha comenzado junto a sus operarios la fabricación de tres máquinas que irán destinadas a uso industrial. La primera de tendrá una potencia de 350 Kw, e irá destinada a una explotación agrícola de veintiséis mil hectáreas.

Hoy su modelo es extenso en tamaño pero asegura que para el 2020 tendrá el tamaño de una tarjeta
Hoy su modelo es extenso en tamaño pero asegura que para el 2020 tendrá el tamaño de una tarjeta

"En 2012 se montó el primer prototipo y hasta febrero de 2013 no se terminó la máquina en su correcto funcionamiento. Después por fases hemos tenido más de cuatro prototipos y además no paramos de desarrollar la máquina. En 2018 no llegará a ser más grande que el tamaño de una cajetilla de tabaco y en el 2020 será solo una tarjeta de energía" aseguró el responsable del dispositivo en relación al desarrollo evolutivo del proyecto.

En cuanto al costo, instalar uno de estos aparatos en un domicilio estaría por encima de los seis mil euros Mariano Fraile, responsable de comunicación de Energeed, asegura que en un futuro cercano tendrán desarrollado un modelo del tamaño de un matafuegos destinado para uso doméstico y cuyo precio será muy asequible para el consumidor, dos tercios más barato por lo menos.