“Estuve allí”, el nuevo libro de Julio Lagos
“Estuve allí”, el nuevo libro de Julio Lagos

Es una de esas personas que vivía en nuestra casa aunque nunca la hubiésemos visto; si escucháramos su voz de espaldas sabríamos quién es. Es una de esas personas que nos lleva a los recuerdos de la infancia, a aquellos tiempos de radio en los que la magia del éter invadía los hogares mucho, pero mucho más que hoy. Hablamos de Julio Lagos, el histórico locutor y periodista que le ha dedicado la vida entera a su profesión y que ahora nos comparte sus mejores anécdotas narradas en Yo estuve ahí. Un locutor guglea de memoria (IndieLibros)

Imagínense cuántas historias debe haber tenido en sus más de 55 años de carrera, habiendo pasado por diferentes períodos económicos y sociales de nuestro país. No entendemos bien cómo, pero logró seleccionar y compilar en un solo libro 16 crónicas periodísticas sobre temas y personajes bien diversos, pero unidos por ese lazo común del haber estado allí. Piazzolla, Borges, Oesterheld, Adolfo Pérez Esquivel, Hugo Pratt, Arturo Jauretche, Aníbal Troilo, Arturo Frondizi, Pablo Neruda y muchos más nombres que constituyen parte de la historia argentina y de América latina, aparecen con un propósito común: "Demostrar que entre las posiciones extremas, aparentemente irreconciliables, hay un enorme territorio de convivencia".

De todos modos, insistimos y le preguntamos cómo fue el proceso de selección de anécdotas teniendo tanto vivido. A lo que nos respondió con la sencillez que lo caracteriza: "Escribí las historias de acuerdo a cómo fueron apareciendo en mi memoria. Quizás el tema de la crotoxina (que está en el primer relato y también en el último) tiene otro perfil, porque es un asunto que siempre me pareció digno de ser contado. Pero quizás, si tuviese que armar hoy el sumario, serían otras las historias. Porque no sólo la evocación de hechos y personajes excede el contenido de lo publicado en este libro. Hay nuevos relatos, que surgen del estímulo de cada día, y que merecen ser contados".

Julio Lagos en sus inicios
Julio Lagos en sus inicios

El libro cuenta historias que nos impactan, nos sorprenden, nos habla de  momentos que quizás sabíamos y de recuerdos que tal vez olvidamos. Y, como en la radio, lo emocional atraviesa cada página. Incluye, además, una serie de testimonios gráficos: fotografías de Julio Lagos con sus entrevistados o recibiendo el Premio Internacional de Periodismo de Radio de manos de los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, en enero de 2004; publicidades sobre sus distintos programas de radio como "La mañana de Julio Lagos. De 7 a 9. Radio El Mundo"; dedicatorias, y reproducciones de cartas y de las tapas de sus libros o de libros importantes que son mencionados en Estuve allí. Cada uno agrega un gran valor histórico al texto.

Lagos explica que el proceso de imaginar el libro se fue madurando en algunos meses: "Luego, fue cuestión de ordenar los pensamientos. Escribir fue lo que llevó menos tiempo porque carezco de las virtudes de los escritores que reescriben y pulen los textos. Apenas soy un cronista, sin rigor literario. En realidad, lo que fue más prolongado fue la búsqueda de una editorial para publicar en papel. Al cabo de seis respuestas negativas, decidí autoeditarme. Conocí a Julio César Parissi, quien en 10 días hizo un trabajo estupendo con su editorial Casa de Papel. Y ahora, pude concretar el sueño de la edición digital con la plataforma  www.IndieLibros.com".

Experto en la comunicación y siempre a la vanguardia de las nuevas tecnologías, Lagos no se resiste al cambio, lo atraviesa. Fue uno de los precursores en hacer radio por Internet.  "Sucedió hace más de 20 años, en 1997, el martes 13 de mayo. En esa época yo trabajaba en FM Aspen", dice. "Ese día comencé a transmitir mi programa La mañana de Julio Lagos  por internet. Es decir, desde ese momento, la audición salió simultáneamente por radio y por internet".

Hoy decide presentar la versión digital de su libro porque quiere "tener muchos lectores, en todas partes". La edición en papel, aunque "noble, imprescindible, es numéricamente limitada. Y, además, de esta manera puedo llegar a un público joven que utiliza diariamente estos dispositivos". Y agrega: "Quizás publique un nuevo libro con más historias. O tal vez lo haga en el formato de audiolibro".

En síntesis Julio Lagos narra en este libro, experiencias personales, con una prosa radial, cercana, pausada, entretenida; una compañía que nos recuerda que no estamos solos cuando leemos a un locutor.

LEER MÁS:

>>> Registrate en Grandes Libros y participá en la red social de lectores más grande de América Latina.