El BCRA limitará sus intervenciones en el mercado de cambios
El BCRA limitará sus intervenciones en el mercado de cambios

En el detalle del Memorándum de Políticas Económicas y Financieras enviado al FMI, el Gobierno enfatiza el rol autónomo del BCRA para bajar la inflación, fija medidas para el saneamiento de la hoja de balance de la entidad -con la liquidación de la deuda del Tesoro con el Central y el desarme de las LEBAC- y asegura un tipo de cambio "determinado por el mercado".

En cuanto al valor del dólar, existe un compromiso por avalar "un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado", en el marco de un esquema de metas de inflación.

Además, el Gobierno propone "limitar las ventas de reservas internacionales a períodos en que haya una clara disfunción del mercado. Incluso en esos casos, planeamos absorber las presiones externas a través de un tipo de cambio flexible y ventas de divisas muy limitadas para acomodar las presiones del mercado cambiario".

El programa oficial apuntará a la "acumulación de reservas" para enfrentar eventuales "shocks globales" a los que está expuesta la Argentina por su déficit de cuenta corriente y de capital.

El Gobierno aseguró al FMI que habrá un tipo de cambio flexible y ventas de reservas muy limitadas

"No permitiremos que las reservas internacionales netas caigan por debajo de un piso que a la vez nos proporcione espacio para la desacumulación de reservas durante el período actual de volatilidad del mercado, pero que aumente con el tiempo hasta un nivel adecuado", refirió. Este nivel estará bajo supervisión del staff del FMI.

El documento, que deberá ser rubricado por el directorio del organismo el próximo 20 de junio, señala que las reservas internacionales netas -es decir, las reservas brutas menos los pasivos brutos con madurez menor de un año- ascendían a unos USD 23,1 mil millones el pasado 4 de junio, menos de la mitad de las reservas brutas a esa fecha, por USD 49.928 millones.

También fija que las reservas internacionales del BCRA "solo deberían servir para implementar políticas cambiarias y monetarias".

SEGUÍ LEYENDO:

Las tasas de interés domésticas continuarán altas. "Dada la incertidumbre en la etapa inicial de este esfuerzo, estamos comprometidos a mantener nuestra actual política monetaria restrictiva hasta que veamos una señal tangible de que tanto la inflación realizada como las expectativas de inflación a fines de 2019 comienzan a bajar", puntualizó el memorándum.

El equipo económico espera reducir la inflación en unos 10 puntos el año entrante, con una meta de 17% para todo 2019.

REFORZAR LA AUTONOMÍA DEL BCRA

El Gobierno se comprometió con el FMI a fortalecer al Banco Central, para que cuente con independencia para combatir la inflación. Antes de marzo de 2019 se enviará con ese propósito un proyecto de ley al Congreso para dotar a la entidad de una nueva Carta Orgánica.

"Esta es una meta estructural de nuestro programa. Esta Carta Orgánica le dará al Banco Central mayor autonomía en su operatoria, permitirá una mejor rendición de cuentas y aumentará la transparencia de la institución", señaló.

Entre otras características, la nueva Carta Orgánica reforzará la estabilidad de precios como el mandato principal de la entidad monetaria. Las metas de inflación se establecerán en conjunto con Hacienda , con una anticipación de tres años.

Fundamentalmente, "se suspenderá la financiación directa o indirecta del Banco Central al Tesoro y reducirá la exposición crediticia del Banco Central al gobierno de manera predecible y por etapas".

Mientras que las reservas internacionales solo deberían servir para implementar políticas cambiarias y monetarias, se "limitarán las transferencias al Tesoro sólo a utilidades realizadas, que únicamente podrán ocurrir cuando el capital del BCRA exceda un nivel adecuado".

SEGUÍ LEYENDO:

En ese aspecto, aclara que "las ganancias y pérdidas no realizadas por revaluación de la moneda extranjera deberán ser registradas separadamente en una cuenta de revaluación y no distribuidas.

El Gobierno recordó que el 7 de junio finalizó inmediatamente todas las nuevas transferencias directas o indirectas del Banco Central al Ministerio de Hacienda. "El cumplimiento de esta política representa un criterio de ejecución cuantitativo dentro del programa", apuntó.

EL BALANCE DEL CENTRAL

El compromiso oficial marca que para diciembre de 2019, el Gobierno proporcionará al Central de "autonomía financiera con un nivel adecuado de capital", como "una meta estructural en nuestro plan".

Para ello, el Ministerio de Finanzas recomprará gradualmente, a partir de este mes, una "porción significativa de Letras Intransferibles del Ministerio de Hacienda en poder del Banco Central".

Según el último balance de la entidad monetaria, al 7 de junio último, las Letras Intransferibles del Tesoro Nacional en el activo sumaban 1,218 billón de pesos, monto equivalente al stock de LEBAC en el pasivo, por 1,172 billón de pesos.

El Gobierno se compromete a reforzar la estabilidad de precios como el mandato principal del BCRA

El objetivo es reducir la deuda neta del Ministerio de Hacienda con el BCRA en por lo menos USD 25.000 millones para mayo de 2021. Hoy, ese monto equivale a unos $680.000 millones, más de la mitad del stock de Letras Intransferibles.

El documento consigna que el BCRA "se compromete a reducir la vulnerabilidad asociada a un stock excesivamente grande de LEBAC, y a fomentar la re-intermediación del sector financiero". El repago de los pasivos del Gobierno en poder del Central "se utilizará para quitar pesos del mercado, lo que disminuirá la dependencia del Banco Central de la emisión de LEBAC para este fin", aseguró.

A su vez, el BCRA tiene, como "meta estructural en el programa" de reducción de sus pasivos remunerados, "la intención de limitar sus contrapartes en sus operaciones a los bancos locales para fines de septiembre de 2019".

SEGUÍ LEYENDO:

El "board" fue firmado por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, quien renunció a su cargo este jueves, a pocos días del tratamiento de la carta de intención por parte del consejo deirectivo del FMI.

El documento concluyó que "bajo las dos administraciones anteriores, la estructura financiera del Banco Central se vio seriamente comprometida", al acumular en el activo "instrumentos que no devengan intereses y que son ilíquidos" –las Letras Intransferibles- que el BCRA tomó del Tesoro a cambio de reservas internacionales, "en un esfuerzo por esconder la verdadera magnitud de la deuda del gobierno".

"Ha llegado el momento de revertir estas medidas y proporcionar al Banco Central de una hoja de balance sólida para que pueda alcanzar su objetivo de estabilidad de precios", expresó la carta de intención.