El mercado se recuperó en 24 horas del efecto Brasil. El viernes hubo en la Bolsa demanda de todos los papeles, incluido la controversial Petrobras, que subió 4,52% después de haber bajado 14% el día anterior.

La Bolsa respondió con un aumento de las acciones líderes de 2,76% y un excelente volumen de negocios de 430 millones de pesos que indica que no solo estuvieron los audaces, los que buscan oportunidades, sino los que se asustaron el jueves con el escándalo político de Brasil.

Los de nervios más resistentes se habrán puesto contentos de no vender durante el tembladeral, porque un día después recuperaron lo que perdieron el día anterior.

Es que el impacto no puede ser tan grande. Brasil elegirá otro presidente y no abandonará su esquema de abatir la inflación y bajar el gasto público. No hay temor al populismo.

Por eso, las Lebac volvieron a ser pedidas por el público ante la baja del dólar de 5 centavos a 16,22 pesos en bancos y casas de cambio. Pero este sector fue el menos representativo porque no registró el derrumbe del mercado mayorista. El problema es que muchos ahorristas sintieron temor y, una vez que vuelven al dólar, les cuesta salir de ese refugio. Les aparecen los temores de otras épocas.

Pero la realidad pasa por el mercado mayorista, donde los negocios alcanzaron un volumen muy elevado de casi USD 600 millones. La plaza más importante, donde se negocian las operaciones de comercio exterior y los giros de las empresas, abrió a 15,95 pesos, 6 centavos menos que el cierre del jueves. En las pantallas los compradores respondieron a las 11.00 y aceptaron ese valor. En el máximo del día, el dólar tocó 16,01 pesos, pero a partir de allí comenzó una fuerte oferta que superó ampliamente a la demanda. Entonces, se revirtió la tendencia y la divisa terminó a 15,88 pesos, 14 centavos menos que el viernes. Los exportadores con sus liquidaciones fueron los que inclinaron la balanza y en esta primera rueda del lunes, los ahorristas, es decir el dólar minorista, va a registrar esa caída del precio.

De hecho, el dólar "blue" bajó 5 centavos a 16,10 pesos y sigue en el territorio de la anormalidad porque cotiza por debajo del dólar que venden en los bancos.

Es posible que el dólar en los bancos comience a retroceder a partir de que vuelva la confianza en los plazos fijos y las Lebac. De hecho, el fin de semana hubo aluviones de consultas para ver si era conveniente seguir con las Lebac o volver a los dólares.

Un reflejo de lo que sucedió el viernes es la caída de USD 375 millones de las reservas que cerraron en 48.025 millones, a pesar de que el Central ganó USD 20 millones por la recuperación del euro y del oro y solo pagó USD 25 millones a organismos internacionales y Brasil.

La baja de las reservas se debió a que ante la baja del dólar, muchos ahorristas resolvieron deshacer posiciones en divisas para volver a pesos y, por supuesto, esos dólares salieron de sus cuentas en las entidades financieras que, a su vez, retiraron encajes inmovilizados en el Banco Central.

En el mercado de futuros se vio la tendencia. Todos los plazos cerraron en baja. Fin de mes terminó a 16,06 pesos (-0,61%) y fin de año a 17,9396 pesos (-0,17%).

En el mercado de títulos de la deuda, el Bonar 2024, el bono en dólares con legislación argentina que es referencia del mercado, retrocedió 0,67 por ciento. Fue otra muestra del retorno a las inversiones en pesos. Solo falta que los mercados abran para saber si la normalidad está de vuelta.