Con una inflación anualizada en torno a 30%, el uso de tarjetas creció apenas 13% anual.
Con una inflación anualizada en torno a 30%, el uso de tarjetas creció apenas 13% anual.

La floja performance de ambos sistemas electrónicos de pago se dio en un escenario en el que el consumo no logra recuperarse: una economía recesiva que ya lleva más de un año, con un marco de alta inflación y cuando las paritarias 2017 aún no entraron en plena vigencia.

Con una inflación cercana aún al 30% anual, el uso de las tarjetas de débito mostró una desaceleración del 15% al 13% respecto a abril del año pasado mientras que los plásticos de créditos pasaron del 10 al 7 por ciento.

Así lo indican datos de la empresa Visa que son entregados de forma confidencial a los bancos y fueron publicados este lunes por el diario Ámbito Financiero.

En abril el uso de la tarjeta que hacen los argentinos cayó 4% en cantidad de transacciones respecto de marzo; y se redujo del 14% al 10% el crecimiento que venían alcanzando en comparación con igual época del año pasado.

El monto abonado por esta vía se mantuvo estancado, al mismo tiempo, y redujo su avance del 35% al 26% interanual, a un nivel ya inferior a la inflación acumulada.

El consumo con tarjeta crece a una tasa 20 puntos inferior a la de la inflación

Visa concentra el 65% de los pagos que se hacen con plásticos en la Argentina y sus informes revelan que el consumo financiado no ha logrado recuperarse del duro golpe que le dio el Gobierno con el plan de Precios Transparentes.

Los bancos siguen con preocupación estas cifras, en un momento en que algunos funcionarios del Gobierno suelen desestimar públicamente la caída del consumo e incluso consideran que las mediciones que hace el INDEC en supermercados y shoppings son poco representativas porque no incluyen a los centros mayoristas ni a los pequeños comercios.

De acuerdo con los datos de Visa, en este mes las familias no sólo decidieron moderar sus gastos en los comercios sino que, simultáneamente, optaron por acudir con menor frecuencia a los centros de compra.

LEA MÁS: