"Tengo una sensación rara, me siento responsable por haber dejado al equipo con un hombre menos tanto tiempo", declaró Nahuel Estévez, instantes después de haber convertido su primer tanto en primera división y ser expulsado (empate 1-1 entre Estudiantes y Atlético Tucumán).

Para el joven del Pincha hubo una espectadora de lujo en cancha de Quilmes: su madre. Claudia, como cada vez que juega, no pudo contener la emoción cuando convirtió su hijo. Y más tarde quedó angustiada cuando le mostraron su segunda tarjeta amarilla.

La sanción pudo haber empañado un poco la historia, aunque la dedicatoria y este día será muy recordado por ambos.

SEGUÍ LEYENDO