Finalmente el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, vino a la Argentina y arrancó su gira por Rosario donde no solo no tuvo problemas de reunirse con el gobernador Miguel Lifschitz sino que además lo reivindicó y dijo que "el partido socialista pertenece al progresismo", frase que habría molestado a algunos dirigentes kirchneristas que lo vieron siempre más cercano al PJ por historia y por su amistad con Néstor y Cristina Kirchner. De hecho se habla de un encuentro entre el ecuatoriano y la ex presidenta por estos días.

Correa dio una charla y recibió el martes un reconocimiento por parte de la Universidad Nacional de Rosario, un Doctorado Honoris Causa que también le dará, en otro acto el viernes, la UMET, Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo del gremio del Suterh que dirige Víctor Santa María y cuyo rector es Nicolás Trotta.

En Rosario, Correa se deshizo en elogios:"Estoy muy emocionado y feliz. Rosario me recuerda mucho a mi ciudad natal, a mi niñez. Yo nací en Guayaquil, al lado del río". Y agregó: "Estoy muy agradecido a los rosarinos y rosarinas por el cariño expresado y al gobernador que nos invitó a esta visita. Conversamos un poco de la situación de América Latina, lo que está pasando en Ecuador y Argentina, la historia y los ciudadanos ilustres de Rosario".

Antes de su visita a tierra santafesina, el ecuatoriano pasó por la ciudad brasileña de Livramento, en la frontera con Uruguay, donde compartió un acto en apoyo al presidente Luiz Inácio Lula da Silva con Dilma Rousseff y José Mujica.