Image: Pexels
Image: Pexels

Un nuevo estudio de toda la biomasa en el planeta encontró que el 60 por ciento de todos los mamíferos son ganado.

Gracias a los humanos y a nuestra adicción a la carne, la mayoría de los mamíferos en la Tierra son ganado y eso está arruinando el planeta.

En un nuevo estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences querían catalogar la masa de todos los seres vivos en la Tierra y descubrieron que los humanos han arruinado la mayor parte a pesar de constituir sólo una pequeña porción de la biosfera. Los seres humanos constituyen solo el 0.01 por ciento de la biomasa en la Tierra, pero han logrado acabar con el 83 por ciento de todos los mamíferos salvajes y reducir la biomasa a la mitad durante el tiempo que llevamos en este planeta, según el estudio. Cuando observamos específicamente a los mamíferos, los humanos constituyen el 36 por ciento de todos los mamíferos del planeta y los animales salvajes como leones y osos sólo el 4 por ciento.

"Hoy en día, la biomasa de los seres humanos y la biomasa del ganado superan con creces a la de los mamíferos silvestres", afirma el estudio. "Esto también incluye a las aves silvestres y domesticadas, la biomasa de las domesticadas es aproximadamente tres veces mayor que la de las aves silvestres. De hecho, los humanos y el ganado superan a todos los vertebrados combinados, con excepción de los peces".

La mayoría de los animales de mamíferos son vacas y cerdos, aunque las vacas superan ligeramente a los cerdos, lo que significa que mediante la expansión masiva de nuestra producción mundial de carne industrial, los seres humanos han convertido a la Tierra en el planeta de las vacas.

Las vacas son hermosas y todo (en serio, si alguna vez tienes la oportunidad de hacerle cariñitos en la oreja a una vaca, hazlo), pero el problema es que la agricultura animal produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todo el transporte terrestre junto. También contribuye a la deforestación (perdimos bosques en todo el mundo equivalentes al tamaño de Portugal en la década de 1990) y pone en riesgo a los animales en peligro de extinción. También está el hecho de que no tratamos tan bien a esas vacas.

"Espero que la gente se tome este [trabajo] como parte de su visión del mundo acerca de su manera de consumir", le dijo a The Guardian Ron Milo, investigador del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel y coautor del estudio. "No me he vuelto vegetariano, pero tomo en cuenta el impacto ambiental en mis decisiones, así que me ayuda a pensar, ¿prefiero la carne de res o de ave o prefiero usar tofu?"

Publicado originalmente en VICE.com