Jennifer Grey fue quien protagonizó una de las películas más icónicas de Hollywood, Dirty Dancing, junto al fallecido actor Patrick Swayze. Pese al éxito y a la gran popularidad del filme a fines de los 80, la carrera de la actriz se terminó abruptamente a los 27 años.

Swayze se convirtió en todo un sex symbol en Hollywood, mientras que su co-estrella desapareció de la industria. Después de 30 años se supo el por qué. Ella reveló el motivo.

Todo comenzó a derrumbarse cuando decidió hacerse una cirugía estética para cambiar su nariz, pero el resultado no fue el esperado ya que cambió por completo su rostro. Su transformación fue tan drástica que perdió varios trabajos.

Pero eso no fue lo único que arruinó la ascendente carrera de la actriz.

¿Qué pasó? 

En una entrevista para la revista People, Grey habló por primera vez del trágico accidente que tuvo junto a su pareja y que le cambió la vida, dándole la espalda al mundo del cine.

Tenía 25 años cuando se fue de vacaciones a Irlanda con su novio de ese entonces, Matthew Broderick, pero en un viaje por la carretera chocaron contra otro automóvil, en el que viajaban una mujer con su hija, quienes murieron en el acto.

Aunque la estrella no sufrió daños, solo algunos moretones, el accidente le generó un trauma que hasta el día de hoy permanece en su mente y alma.

Grey trato de rehacer su carrera, pero a pesar del éxito que tenía no podía disfrutarlo. "El dolor sobrepasaba la alegría que me daba mi carrera, no me sentía bien. Mi cabeza nunca volvió a ser la misma, mi ambición nunca volvió a ser la misma", declaró.

En los últimos años se la pudo ver haciendo participaciones en televisión, pero nada volvió a ser como antes. Está casada con el actor Clark Gregg desde 2001, con quien tuvo una hija.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: