El Inter se quedó con el clásico de Milan al imponerse 1 a 0 ante su clásico rival en un duelo muy parejo que se abrió en una de las últimas jugadas del partido gracias al gol del argentino Mauro Icardi, que aprovechó una mala salida del arquero Donnarumma.

El partido careció de situaciones y fue muy disputado en la mitad del terreno, sin embargo el que siempre propuso fue el local, como lo había anticipado su entrenador, Luciano Spalletti. A través de centros al área y remates de media distancia, el anfitrión había merecido algo más que su contrincante que se dedicó a esperar y aprovechar algun contragolpe que nunca llegó.

(Reuters)
(Reuters)

En la primera mitad el árbitro anuló dos jugadas que hubiesen terminado en gol. Ambas por fuera de juego y una para cada equipo. La primera era un remate de Mauro Icardi, quien apareció por el segundo palo tras un balón peinado en el primero, mientras que minutos más tarde Mateo Musacchio también iba a ser "víctima" de uno de los asistentes, quien le ahogó el grito de gol.

El tanto del triunfo llegaría en el primer minuto de adición, cuando Perisic largó un centro perfecto desde la derecha que forzó a una mala salida de Donnarumma y terminó con un testazo del centro delantero argentino que desató la locura en el estadio.

Icardi llegó a cuatro gritos en esta temporada de la Serie A y ha sido el autor de las últimas cinco conquistas de su equipo.

Formaciones:

MÁS SOBRE ESTE TEMA: